Archivo de la etiqueta: Viajar

Nuevo Destino: Polonia

Después de darle muchas vueltas, por tener un año en el que había que hacer un viaje de bajo coste, sí o sí. Nos hemos decantado por Polonia. ¡Bieeeeen!

Si dejábamos pasar más tiempo, los vuelos se iban ya para más de 200 euros y este año no queríamos gastar una barbaridad. Finalmente, nos han salido por unos 180 euros ida y vuelta con Ryanair, facturando una maleta y esta vez, hemos comprado asientos prioritarios para el viaje de vuelta. No sé si os habéis dado cuenta que en las idas, en todos los aeropuertos del mundo te dejan bajar por la puerta trasera, pero en Madrid nunca. Y en los últimos vuelos que hemos hecho, nos sentamos en la última fila y éramos los últimos, pero últimos en bajar y cuando es la ida te da un poco igual, pero en la vuelta, estás reventado. Así que, por primera vez hemos decidido pagar por los asientos prioritarios.

Leí hace no tanto en el periódico que las aerolíneas de bajo coste iban a empezar a cobrar hasta por el compartimento para meter la maleta y es cierto. La última vez que me metí en Ryanair no había tantas opciones y tantas cosas por pagar, pero al comprar el vuelo a Polonia, he visto que ya habían añadido todas estas múltiples opciones, así que hay que tener bastante ojo para ver qué se está comprando, porque como ya sabéis dejan cosas preseleccionadas y luego el precio no te cuadra.

Polonia es muy grande, no me había dado cuenta y ahora que estamos intentando diseñar una ruta, no sé muy bien por dónde empezar, porque hay infinidad de ciudades bonitas y naturaleza. Y yo soy muy de naturaleza…

Volamos Madrid-Varsovia y la vuelta Cracovia-Madrid. Queríamos incluir ciudades como Gdansk, Poznan, Wroclaw y hacer visita a Auschwitz y a las Minas de sal de Wieliczka, que parecen ser las excursiones más populares.

Aún no hemos decidido la ruta, ni si alquilar un coche o movernos en tren. Ni las excursiones que queremos hacer, estamos en la fase de documentación, que es muy importante para que los viajes salgan bien, aunque siempre nos gusta improvisar para que tengan ese toque de aventura.

Sin embargo, me llama mucho la atención el Bosque de Bialowieza,  en el borde con la frontera de Bielorrusia, dónde se dicen que se pueden avistar bisontes y es una zona bastante virgen, dónde el hombre aún no ha metido mano del todo.

a-meeting-on-road-in-the-primaeval-forest-in-Bialowieza-Forest

También he leído que cerca de Cracovia, están los Montes Tatras. Y parecen espectaculares.

Panorama-Morskiego-Oka.jpg

Sin embargo, no sé si nos va a dar tiempo a ver estas maravillosas zonas de la naturaleza. Así que, quizás tengamos que seguir la recomendación de mi amiga Rosa y hacer Polonia en dos viajes.

Bueno, pues ya os iré informando de cómo queda finalmente el itinerario de viaje y por supuesto, pondré todo lo más útil cuando vuelva.

¡Nos leemos, viajeros!

Navidades Viajeras

Comienzo el año en el blog para resumir los sitios que he conocido en esta Navidad. Es cierto, que no era un viaje como tal, viajamos para estar con la familia en esas fechas tan señaladas, pero tengo la suerte de que cada familia está en la otra punta del país y en cada visita siempre intentamos sacar tiempo para conocer algo (no tanto como quisiera, pero bueno…)

Lasarte está a 5 minutos en coche de una de mis ciudades favoritas del mundo mundial, la incréible y preciosa San Sebastián-Donosti. Y por supuesto, pasamos una tarde por allí.

dav

dav

dav

En Lasarte, intentamos quemar calorías antes de las comilonas y por eso salimos a caminar todo lo que pudimos entre quedada de amigos y familiares y descubrí sitios tan geniales como este:

sdr

dav

Otra mañana la invertimos para hacer una pequeña ruta de senderimo por Mendiola y vimos el Faro de la Plata, por momentos me pareció que habíamos vuelto a viajar a Nueva Zelanda.

dav

dav

Gracias a la cercanía de Lasarte y Donosti a la frontera con Francia, una tarde la pasamos en el precioso pueblo de Saint-Jean-de-Luz. Había muchísima gente y se pueden comprar tanto productos vascos como productos franceses, especial mención a los chocolates y si podéis degustar algún gofre en alguno de sus puestos ambulantes.

Y tras la corta estancia por el norte de España, nos tocaba viajar a mi tierra. Así que rumbo hacía mi preciosa Andalucía, pude revisitar ciertos sitios de los que también estoy enamorada, porque el Norte tiene un hueco en mi corazón, pero el sol de mi pueblo y el mar de olivos al asomarme en la Ronda de los Miradores de mi Úbeda querida es un sentimiento insuperable.

 

dav
El Salvador y el Parador de Úbeda en la Plaza Vázquez de Molina, con ese cielo azul tan típico de mi precioso pueblo

 

 

 

IMG_20161230_171826_BURST001_COVER.jpg
El mar de Olivos verde y plata con neblina al fondo donde se funde con la Sierra

 

 

dav
La Casa de Las Torres, uno de mis edificios favoritos de Úbeda

 

Bien, estas navidades, no hubo avión de por medio, pero sí que hubo visitas y sitios revisitados, pero estos sitios son los que han conformado mi carácter viajero, pues llevo toda la vida recorriendo España de una punta a otra y ¿sabéis a qué conclusión llego ?  España es preciosa da igual desde que punto la mires. 

Finde extremeño : Cáceres y Trujillo

En Octubre de este año hicimos una escapada a la vecina comunidad de Extremadura desde Madrid, apenas un par de horas. Nunca habíamos estado en esta comunidad y la verdad es que nos llevamos un gran recuerdo de las ciudades y de su gastronomía.

Salimos el viernes por la tarde rumbo a Cáceres, nos hospedamos en el Camping Ciudad de Cáceres a las afueras de la ciudad, en coche de Cáceres eran unos 5 minutos y no tuvimos problema alguno para aparcar. Aparcamos por la zona del Parque del Príncipe, había bastante sitio. El Camping fue bastante barato, tenía unas instalaciones geniales que invitaban a relajarse, parecía que nos habíamos ido de vacaciones largas, más que de escapada. Rodeado de naturaleza y bastante tranquilo, fue el sitio perfecto para pasar el fin de semana.

El Sábado fuimos a Cáceres ciudad y comenzamos por la Plaza Mayor, una plaza muy amplia dónde hay restaurantes y tiendas típicas donde poder comprar productos de la tierra como vinos : Habla del Silencio, pimentón de la vera o embutidos.

IMG_20161008_113115384.jpg

Cruzamos el Arco de la Estrella y nos adentramos a otra ciudad, incluso a otra época, de camino a la Iglesia de Santa María, hicimos parada en la Oficina de Turismo, donde nos atendieron amablemente y nos explicaron los puntos más reseñables de la ciudad.

IMG_20161008_113845024.jpg

Subimos a la Torre del Convento, desde allí tuvimos una perspectiva y unas vistas de la ciudad perfectas para unas cuantas fotografías, además nos hizo un tiempo espectacular.

IMG_20161008_115110367.jpg

Lo bueno de Cáceres como otros tantos sitios de España, es que invita a callejear y perderse por las calles empedradas. A ratos me recordaba a Toledo e incluso a mi pueblo, Úbeda. Por sus edificios de piedra, puertas, iglesias y plazas.

La mañana del Domingo la invertimos en Trujillo, nos habían hablado muy bien de este pueblo y no es para menos, es uno de los pueblos más bonitos de España en mi opinión. Visitamos su plaza principal, sus calles también y subimos al Castillo, arrastrados por la propaganda de que “Juego de Tronos” iba a rodar allí proximamente, pero es que la verdad, merecía la pena. También degustamos unas migas extremeñas.

img_20161009_111432267

Trujillo está a unos 40 minutos en coche de Cáceres y por el camino se puede apreciar el paísaje, que yo en mi ignorancia pensé que Extremadura iba a ser más árida y resulta que me llevé una grata sorpresa, porque tiene bastantes campos de árboles y una orografía singular.

IMG_20161009_113600053.jpg

Trujillo sería una de las joyas de la corona en Italia, en la famosa y popular Toscana, siempre lo digo, nos vendemos muy mal. Las calles de Trujillo y de Cáceres son auténticas joyas de tiempos pasados, llenas de historia y arte que nos invitan a deleitarnos con el paso del tiempo, a echarnos fotos, a escuchar en sus rincones.

t

Y por supuesto, si encima de disfrutar del paisaje, de los monumentos, de la ciudad, del ambiente, se come bien, ya es que la escapada de fin de semana, sale más que perfecta y con este tiempazo en Octubre.

IMG_20161009_141524330.jpg

El bar dónde comimos no lo recomiendo, porque aunque la comida estaba buena, el servicio fue lamentable. Os digo el nombre, pero para que no vayáis “La Sonata”, como os digo fatal. Así que aprovechad para comer por ejemplo en sitios como en “La troya” que le precede la fama.

Si estáis pensando en conocer un nuevo sitio de nuestro diverso país, Cáceres y Trujillo es una perfecta escapada de fin de semana. Ambas ciudades no os defraudarán en absoluto.

Budapest, lo tienes todo

Como prometí aquí paso a relatar mi último viaje a Centroeuropa por la capital húngara.

24 Julio 2016

Para alojarnos en esta ciudad, nos decantamos por un apartamento a través de Airbnb, que estaba en pleno centro de Budapest, a 5 minutos andando de la parada de metro Oktogon que conecta con las atracciones más importantes, a 2 minutos de un famoso Ruin Pub, el Fogas Haz y a 10 minutos de la Sinagoga. La verdad que la ubicación era inmejorable.

El primer día, fuimos directos al Puente de las Cadenas y nos acercamos a la zona de Buda sin subir al Bastión de los Pescadores. Pero sí que probamos un Lángos, es una torta que sabe a nuestros churros españoles pero se acompaña de queso y ketchup, no apto para sibaritas gastronómicos. Más tarde, seguimos andando por la zona del río pero en lado de Pest y vimos la estatua llamada “La Princesita” o “El duende” que es como la conocen más.

 

img-20160724-wa0032

 

Pasamos por el Mercado Central pero al ser domingo estaba cerrado y nos dimos un paseo por la larguísima Vaci Utca, la calle comercial por excelencia de Budapest, hay bares, tiendas de ropa, tiendas de souvenirs y mucha gente paseando o tomando algo.

img-20160724-wa0043

Por supuesto, vimos una de las joyas de la ciudad: su Parlamento. Edificio majestuoso como pocos que he podido ver, grandísimo y precioso, con cambio de guardia incluido.

img-20160724-wa0028

img-20160727-wa0054
Vistas desde el Ferry del Parlamento

 

De vuelta al apartamento vimos la Sinagoga. Para ser el primer día tuvimos un poco de contacto con la ciudad y ya nos dimos cuenta de que esta ciudad es una mezcla de sitios bastante singular con un toque decadente “cool”. Tiene mucha personalidad. He hablado luego con otra gente sobre esta ciudad y la comparación horrorosa de “¿Con cuál te quedas Praga o Budapest?” y he llegado a la conclusión de que como pasa con muchas cosas que tienen carisma y personalidad como decía antes, a Budapest o la amas o la odias, no hay término medio…Y por cierto, yo no creo que Praga y Budapest puedan compararse, son totalmente diferentes.

25 Julio 2016

Nos levantamos temprano y fuimos rumbo a la zona de Buda. Subimos la colina en vez de coger el funicular, es un paseíto que se hace muy fácil y durante el mismo, puedes hacerte unas fotos con vistas del Parlamento muy bonitas. Vimos un edificio muy bonito con una exposición de Picasso y fuimos a ver la Iglesia de San Matías y el Bastión de los Pescadores, es una zona que recuerda un poco por la piedra blanca al Sagrado Corazón de París y tiene unas vistas espectaculares del Parlamento pero desde más arriba. La Iglesia de San Matías es simplemente preciosa.

img_20160725_110433143

img-20160725-wa0051

img-20160725-wa0019

Una vez vista la zona del Bastión con la Iglesia de San Matías y todo alrededor que es como estar en otro sitio fuera de lo que es Budapest en sí, fuimos bajando hasta encontrar algún restaurante para comer. Teníamos tanta hambre que una comercial que estaba en la puerta de un restaurante nos convenció para entrar, normalmente no solemos caer en estas trampas para turistas, pero creo que fue el hambre que teníamos como os digo, lo que nos hizo entrar y efectivamente…”The Meat Boutique” era muy caro para el pésimo servicio y para la escasez de la comida, no lo recomiendo.

Salimos de allí decepcionados, pero para solucionarlo nos dirigimos a la zona de la Ciudadela. Yo le dije a Rubén: “No vamos a subir a la estatua a pie, ¿verdad?” más que nada porque estaba exhausta y veía la estatua en todo lo alto de la montaña y 32 grados  y Rubén me dijo: “No, hay un bus que sube…”, cuando me dí cuenta habíamos subido otra vez andando. Había tantas cosas que ver, que vas todo el camino entretenido pero eso sí, las ampollas en los pies y el calor al finalizar los días van haciendo mella. De camino a la Ciudadela, descubrí una tienda de la que me enamoré de cuadernos hechos a mano, todo tipo de material de papelería, una auténtica preciosidad, se llama BomoArt y me compré dos libretas a modo de souvenir y autoregalo 🙂

Una vez que ya habíamos pasado el peor tramo de subir hacia la estatua, porque hay bastante elevación y hacía mucho calor, las vistas de la ciudad merecen la pena una vez más. Y cuando bajamos de nuevo a la zona del Puente de las cadenas, por el camino vimos uno de los famosísimos balnearios de Budapest, el Géllert Thermal Bath. No fuimos, ¿pero por qué?? si todo el mundo va y visita Budapest y es verano y apetece y blablabla. Bueno, pues no fuimos porque tengo un trauma con los balnearios desde que estuve en “La Perla” en Donosti, manías que se me han quedado de malas experiencias, pero lo superaré jeje.

img-20160725-wa0097

Ese día, de vuelta de la Ciudadela pasamos por el Mercado Central e hicimos la parada obligatoria. Si lo comparo con otros mercados como el de “San Miguel” en Madrid o “La Boquería” de Barcelona, la verdad es que este no me gustó mucho…

26 Julio 2016

Ese día nos levantamos con bastante tranquilidad y recorrimos la Andrássy Ut, una larga calle, llena de edificios muy bonitos, con grabados en sus fachadas y algunos con una pinta muy destartalada también, esta mezcla es la que hace a Budapest una hipster en potencia.

img-20160726-wa0027
Museo del Terror en la calle Andrássy Ut

Llegamos a la Plaza de los Héroes para llegar hasta el Castillo de Vajdahunyad, castillo parecido al del Conde Drácula en Transilvania. Y quizás puedo afirmar que fue una de las zonas que más me gustó de toda la ciudad, era como trasladarse a la novela, a un cuento gótico, algo totalmente mágico.

De allí fuimos a la Ópera, un edificio impresionante y en ese momento estaban representando la función de “Billy Elliot” merece la pena entrar para ver el imponente Hall con ese techo tan sumamente decorado, una pasada.

Una vez que dejamos la Ópera, entramos a la Basílica de San Esteban. He entrado en muchas iglesias, catedrales y monumentos religiosos en general durante mi vida, haciendo turismo y admirando las construcciones. No os miento si os digo que esta Basílica es la que más me ha impresionado nunca, será que no esperaba ese interior o que justo cuando entramos había un concierto que parecía el mismísimo Rufus Wainwright cantando, fue un momento precioso y único y esto os lo cuento desde mi punto agnóstico de religión, no suelo emocionarme con este tipo de construcciones, pero de verdad que era muy, muy, bonita.

img-20160726-wa0042

img-20160726-wa0043

Para cerrar el último día recorriendo Budapest, ya que invertimos tres días con la ciudad y lo vimos casi todo y pudimos repetir sitios que nos habían gustado, el último día contratamos una excursión a unos pueblos cercanos : Esztergorm, Szentendre y Visegrad que relataré en otro post. Pero me gustaría comentar que para hacer las compras de souvenirs  fuimos a la Vaci Utca, hay tiendas de recuerdos a patadas y a precios muy asequibles.

Budapest es una ciudad barata, tiene lugares que invitan a probar su gastronomía y a tomarse una cerveza. Por eso no podéis dejar de probar el Lángos, el famoso goulash y también tomaros una cervezas en algún Ruin Pub. Los Ruin Pub son exactamente eso pubs en ruinas, son establecimientos cedidos por el ayuntamiento a los jóvenes. Algunos son hostales y también bar. Nosotros visitamos el Fogas Haz y el Szimpla Kert.

img_20160726_162825810
Szimpla Kert

Como os dije en otros posts de Viena y Bratislava, de las tres ciudades que hemos visitado este verano, me tengo que quedar con Budapest. Me quedo con ella por todas esas razones que vengo relatando. Es una ciudad con monumentos impresionantes, con calles y edificios preciosos, pero que sin embargo se intercalan como la vida misma con ciertas cosas que son más feas, todo no puede ser bonito, pero esa naturalidad que le da el “feísmo” de algunos elementos la hacen decadente, la hacen ser una ciudad con personalidad. Sus paseos por Buda o por Pest, recorrer la zona del río viendo esos zapatos que cuentan la triste historia de las víctimas del Nazismo… Budapest guarda recelosa cicatrices de una historia no tan lejana pero se abre al mundo a través de su ambiente nocturno, sus balnearios y ese estilo tan personal. ¿Recomendable? al 100%. Todos os dirán, no es Praga, no es Viena, es simplemente: ella. Personal y carismática, Szimpla Budapest.

Desde Queenstown rumbo a la joya de Nueva Zelanda: Milford Sound

Hoy finalizo en mi blog el viaje de nuestra luna de miel a Nueva Zelanda. Nos casamos el 10 de Octubre de 2015 y el 12 de Octubre volábamos rumbo a Nueva Zelanda en un viaje interminable y bien es cierto que cuando volví dije que nunca más volvería a chuparme 24 horas de avión, pero ahora que ha pasado ya casi un año de visitar Kiwiland, volvería, volvería mil y una vez más. Nueva Zelanda es un país de naturaleza salvaje, de paisajes de ensueño y de gente amabilísima y quizás sea en este país donde más libertad he experimentado nunca, de eso de levantarme tranquila viendo amanecer o atardecer desde la caravana. Sintiendo el aire limpio en la cara y en los pulmones. Nueva Zelanda es un paraíso mágico en La Tierra, digno de visitar.

24 Octubre 2015

Hoy salimos de Queenstown de un albergue donde nos atendió una Uruguaya muy simpática y pensando que el día solamente sería de tránsito hasta Milford Sound, hemos contemplado unos paisajes impresionantes y unos túneles de impresión, donde nos esperaban unos pájaros gigantes que se llaman Keas y muchos letreros que dicen : ” Don’t feed the Keas” y no me extraña porque el pajarraco tiene un pico de impresión.

Al lado de Milford Sound hay un camping que se llama Milford Lodge, bastante grande, pero llueve y retumba en el techo de la caravana, va a ser imposible dormir. Mañana tenemos el crucero por el fiordo.

img_0666
Kea agazapado mirando

img_0751

25 Octubre 2015

Después de una noche de lluvia cayendo persistente sobre la caravana que nos hizo imposible conciliar el sueño, nos pusimos en marcha rumbo al crucero del Milford sound. Milford Sound es impresionante, fue un glaciar hace 75.000 años y ahora es un fiordo con unas vistas indescriptibles. Que me pare a describir mi percepción nunca va a llegar a lo que realmente es estar aquí. Tampoco las fotos hacen justicia, solo os digo que si visitáis Milford Sound, disfrutéis del momento, del acento kiwi de los guías y de respirar bien profundo ese olor, olor a hielo, olor a naturaleza pura.

img_0667

img_0672

img_0741

img_0684

Después de la maravillosa experiencia del crucero, fuimos a hacer un poco de trekking por un sendero que se llama “The Chasms” y de allí, nos dirigimos a Invercargill, un antiguo asentamiento escocés y fuimos al Stirling Point en Bluff, pueblo de lo más feo en NZ, quizás de ahí su nombre. Era el punto más al sur de toda Nueva Zelanda.

img_0752

Como veis en esta foto señala diferentes puntos del mundo, y aunque el pueblo era feo, este punto era bastante fotogénico.

En fin, me ha costado un año ir actualizando este precioso viaje, quizás me daba pena ir poniendo aquí un recuerdo tan bonito de un país tan puro como Nueva Zelanda. Recomiendo a todo el mundo al que le guste la naturaleza, la aventura, el aire limpio, en resumidas cuentas, un pulmón y paraíso del mundo digno de visitar por mucho que se necesite de 24 horas de vuelo para ello…Amor por Kiwiland!!!

 

Viena en 3 días

Tras visitar la pequeña Bratislava, decidimos coger un barco para hacer un crucero por el Danubio hasta Viena. Viena y Bratislava están apenas a una hora de distancia. La verdad que pensé que el crucero tendría algo especial, pero no merece mucho la pena, se tarda mucho en hacer el check-in en el barco y lo único destacable, serían las vistas del castillo de Bratislava desde el barco, pero nada más. Existe un autobús mucho más barato que el barco que hace el trayecto a Viena a diario.

Cuando llegamos a la capital austríaca, fuimos entrando por sus canales y empezamos a ver un poco de lo que nos esperaría posteriormente, edificios bastante ornamentados, edificios con fechas históricas relevantes y bicis, muchas bicis.

1ºDía

Nos alojamos en la Pensión Mozart, tiene una gran ubicación en pleno Ringstrasse, apenas 5 minutos andando de la parada Museumsquartier de metro y a 3 minutos de la popular y llena de restaurantes calle de Mariahilfer strasse, pero la verdad que las instalaciones son muy antiguas, las camas eran incomodísimas, hacía mucho calor y la habitación que nos tocó, bastante estrecha. Para 3 noches me pareció que no era el mejor sitio para poder descansar y reponer fuerzas después de los días pateando la ciudad, soportando altas temperaturas, etc. Pero quizás en meses de menos calor, sea un buen sitio para alojarse, si lo que más valoramos es la localización.

El primer día después de hacer el check-in en la pensión, nos dirigimos a ver la Ópera de Viena, entramos en la imponente y espectacular Catedral de San Esteban, paseamos por la calle Neuermarkt, hicimos una visita y entramos en la Iglesia de San Pedro, recomiendo encarecidamente hacer una parada en esta iglesia, aún no siendo una iglesia muy grande, la cúpula y las pinturas de su interior son impresionantes.

IMG-20160719-WA0015
Iglesia San Pedro

 

Seguimos caminando y llegamos a la Escuela Ecuestre Española, que tiene un patio interior y se cruza por una especie de plaza amurallada, muy bonito dando paso a la plaza donde se encuentra el Palacio Imperial Hofburg, aquí se puede visitar el Museo de Sissi. Viena explota muy y mucho la figura de su princesa Sissi, todo lo relacionado con ella se ha idealizado tremendamente a lo largo de la historia y la verdad que merece la pena cuando entras a los palacios o museos, coger la opción audioguía para aprender un poco de las anécdotas de Sissi y Franz Josepf.

IMG-20160719-WA0009
Ópera de Viena

Nos alejamos de la zona de Hofburg dirección a los jardines del ayuntamiento y allí nos encontramos con el Festival de Cine de verano de Viena, había muchísimos puestos de comida y bebida y nos vino genial, porque hacía bastante calor, así que nos tomamos unas cervezas allí y descansamos. Terminamos el día también dando un paseo por los jardines Volksgarten.

IMG_20160719_150948213
Catedral de San Esteban (Stephansplatz)

El primer día comimos en un McDonald’s para no complicarnos mucho, aunque en Viena lo más típico a nivel gastronómico es su Wiener Schnitzel, lo que viene siendo un escalope empanado y por supuesto, los perritos calientes con salchicha, en Viena, puedes encontrar puestos donde comer una salchicha en cualquier momento y la verdad es que están riquísimas.

2ºDía

Lo primero que hicimos fue visitar la plaza Karlplatz, seguimos andando rumbo al Palacio Belvedere. Estuvimos haciéndonos fotos en sus jardines, compramos unos tickets y entramos para ver la colección de Gustav Klint y vimos su famosa obra “El beso”. El Palacio Belvedere tiene muchísimos cuadros y sus salas son muy bonitas, si os gusta el arte es parada imprescindible y desde dentro se pueden hacer unas fotos preciosas de los jardines. Los Palacios de Viena son visitas obligatorias para el turista por su valor histórico, artístico y delicia para los amantes del arte.

IMG-20160721-WA0052
Karlsplazt
IMG_20160720_112808243
Jardines desde el Palacio Belvedere

 

Tras visitar el Palacio Belvedere y Unteres, salimos y por allí había bastantes restaurantes para comer, comimos en un restaurante italiano que se llamaba Santa Lucía, buen precio y comida bastante rica. De allí, pusimos rumbo a la Casa Hunderwasser, una calle bastante particular con su edificio emblemático que bien podría haber diseñado el propio Gaudí. (Nos movíamos de un sitio a otro andando, por eso no puedo comentar las paradas de metro, pero diariamente hacíamos unos 20 km andando, de esta manera, nos llevamos una impresión bastante grande de la ciudad, aunque se sufre mucho el calor).

IMG_20160720_160416806
Hunderwasserhaus

No muy lejos de la casa Hunderwasser, quisimos terminar el día en el Prater, es el parque de atracciones más antiguo del mundo y tiene su nombre por el Museo del Prado de Madrid, según leí en un cartel allí.

IMG_20160720_172635092
Noria Retro en el Prater

3ºDía

Para finalizar el último día que estábamos en Viena, había que ir sí o sí al Palacio Schonbrunn. Este es el palacio más espectacular de todos, tanto es así que al entrar a la sala de baile, todos los turistas exclamaron un ohhh mayúsculo y yo incrédula pensé para mí, “ay que ver como se sorprende la gente con cualquier cosa” y me comí mis pensamientos, porque al entrar en esa sala os juro que se me escapó una lagrimilla porque era tan bonito que me resultó abrumador. En ese Palacio cogimos una audioguía donde nos iban relatando a que estaba destinada cada sala y también todas sus particularidades, la magia de sus espejos, el mobiliario, donde tocó el pequeño Mozart delante la reina por primera vez, donde murieron sus reyes, etc, etc…Cogimos el Classic Pass, el palacio está intacto y ver esas habitaciones tan preciosas a la par que recargadas es una experiencia única y realmente consigues trasladarte a la época que te narra la audioguía.

IMG-20160721-WA0009

IMG-20160721-WA0019

IMG_20160721_161446103

Hay que reconocer que se te va casi mediodía viendo el Palacio Schonbrunn y sus diferentes jardines, porque hay jardines laberínticos, otros jardines privados más pequeños, subir también a la Glorieta, los espacios son gigantes para recorrer, con lo qué para visitar este palacio se necesita como os digo casi un día, pero eso sí, no decepciona, es una experiencia impresionante.

Al recorrer la ciudad a pie, pudimos ver bastante del ambiente de la ciudad, sus largas calles y sus parques céntricos, sus edificios tan imperiales, sus carriles bici. La verdad que Viena es muy bonita, pero no es la típica ciudad que me roba el corazón, porque aunque es innegable que es una ciudad con mucha historia y con edificios impresionantes, sé que cuando empiece a pasar el tiempo, solo guardaré recuerdo de sus Palacios pero no de sus calles, por no ser una ciudad de contrastes, pero aquí va en cuestión de gustos. Sin embargo, cuando os relate nuestro viaje por Budapest, mi opinión variará bastante, porque Viena me ha parecido bonita, pero Budapest me ha dejado sin palabras. No obstante, Viena es una capital obligatoria para cualquier turista que recorra centroeuropa.

Bratislava, una grata sorpresa

Aunque aún tengo pendiente terminar el viaje de Nueva Zelanda (lo haré, lo prometo), voy a empezar a actualizar nuestras últimas vacaciones en CentroEuropa. La primera ciudad que visitamos fue Bratislava. Teníamos el vuelo a las 6,30 de la mañana, así que tuvimos que madrugar infinito, aunque para mí todo lo que sea tener que ponerte una alarma de despertador ya es madrugar, pero en este caso, había que levantarse a las 3,00, esto es más que madrugar, pero ¡sarna con gusto, no pica!

El vuelo no es muy largo y a esas horas, te da tiempo a dar una cabezadita. Llegamos al aeropuerto de Bratislava, un aeropuerto más bien pequeñito. Mejor, así no se produce la sensación de estar perdido e ir mirando por todas partes donde saldrá tu maleta. Del aeropuerto a nuestro hostal, teníamos que coger el bus 61 que te deja en el centro de Bratislava. La máquina de los tickets del bus tiene opción en inglés, cosa que se agradece porque el eslovaco, no hay forma de entenderlo. Lo curioso es que los tickets del bus, van por tiempo, es decir, compras un billete de bus para 30 minutos, para 60 minutos, etc. Nosotros cogimos el de 30 minutos, arriesgándonos a que no llegáramos a tiempo a nuestro destino, así que es recomendable comprar uno de un trayecto más duradero, por si acaso…además Eslovaquia es muyyyy barata.

Ya en el centro de Bratislava, nuestro hostal ” Hyde Park Hostel” está en una calle supercéntrica, donde se puede ver el castillo al fondo de la calle en lo alto, toda la calle está llena de bares, restaurantes y tiendas, es más, desde nuestra habitación, se podía ver el popular “Slovak Pub”. El hostal es muy humilde, yo estaba muy cansada del madrugón y luego la paliza de andar durante todo el día para aprovecharlo bien y me dormí en seguida, pero sí es cierto que es una zona muy ruidosa, muy buena ubicación y el dueño fue muy amable.

IMG_20160718_105418232

Tras dejar las cosas en el humilde hostal, nos dirigimos al centro, a la mañana siguiente teníamos que ir a Viena ya, volamos a Bratislava porque salía mucho más barato que volar directamente a Viena y me habían comentado que Bratislava apenas necesitaba de un día para visitarla y era cierto. Lo que no me esperaba era encontrarme una ciudad con tanto encanto. Fuimos al casco histórico, recorriendo las coloridas calles y de repente tuve un “dejavu” de Praga, solo que Bratislava es como la prima pequeña de la capital de la República Checa. Subimos al castillo, zona de Hrad y contemplamos las vistas panorámicas de la ciudad. Todo esto andando, es la mejor manera para moverse por esta pequeña ciudad para no perderse sus rincones.

IMG_20160718_112536034

IMG_20160718_113427160

Vimos su famosa torre Michalská Brána, la catedral de San Martin, Primate’s Palace, Grossalkovichou Palace y el UFO, un edificio moderno que parece una nave espacial. Y por supuesto, a parte de estos monumentos, las simpáticas estatuas que se prestan a una foto en cada rincón de la ciudad.

IMG_20160718_114653736

Bratislava ofrece pintorescas calles, gastronomía eslovaca como el Halusky o su sopa de ajo, que se pueden degustar en el peculiar el “Slovak Pub”, quizás os sorprenda que los camareros son un poco secos, pero es que es el carácter de la zona, muy serios.

halusky
Halusky, llena muchísimo
IMG_20160718_145425390
Slovak Pub, muy curioso por dentro
IMG_20160718_125208695
Castillo de Bratislava y parte de los jardines

La capital de Eslovaquia merece una visita, es una ciudad perfecta para una escapada, nos hizo buen tiempo pero al mediodía diluvió, así que no se sabe que esperar respecto al clima. Es un estupendo destino como se suele decir : Bueno, Bonito y Barato.

Un último apunte, Bratislava es muy pequeña, es una buena idea salirse del centro histórico y así poder descubrir un poco el ambiente de la ciudad, al salirnos, nos encontramos con una librería-café de lo más chula.