Archivo de la categoría: Polonia

Zakopane y los Montes Tatras

Este año me está costando actualizar, porque entre otras cosas no paramos de tener “eventos”. Como sabéis estas vacaciones las pasamos en Polonia. Cuando estábamos planeando nuestro viaje, leímos muchas cosas y queríamos incluir algo de naturaleza, porque la verdad que siempre te despeja. Estuvimos echando un vistazo para acercarnos a Bialowieza, pero al final nos fue imposible. Polonia es un país muy grande, por lo que nos decantamos por visitar Zakopane. Dejamos Varsovia y pillamos un tren bastante moderno y rápido que llegaba a Cracovia en unas tres horas. Lo podéis comprar aquí en esta web, pero tenéis que tener cuidado, porque si miráis bien hay trenes que tardan hasta 5 horas en llegar a Cracovia, siempre tenéis la opción de 3 horas y como os digo, es un tren nuevo, cómodo y rápido y no es excesivamente caro.

Cuando llegamos a la estación de tren de Cracovia, allí mismo saliendo fuera de la estación de tren, se encuentran las dársenas de autobuses, hay dos plantas, en la segunda es donde podréis comprar los billetes a Zakopane. Nosotros dimos prioridad a Zakopane y Cracovia la dejamos para el final de viaje. En Zakopane estuvimos dos días y medio.

El autobús de Cracovia a Zakopane tardó más que el tren de Varsovia a Cracovia casi, porque hay muchísimo tráfico y atasco. Zakopane está cerca de la frontera con Eslovaquia y es un pueblo muy famoso en invierno para hacer ski. Apenas vimos turismo extranjero, había mucho turismo nacional. No escuchamos inglés, ni ningún otro idioma, solo polaco. Para Zakopane es muy recomendable llevar repelente de mosquitos.

sdr
Iglesia en Zakopane

 

El primer día en Zakopane, lo invertimos en ver el pueblo, sus calles eran muy animadas, sobre todo la principal, la calle Krupowki, llena de tiendas de marca, restaurantes, puestos, etc, etc. La verdad que no tiene desperdicio y siempre puedes observar los edificios tan pintorescos. Recorrimos toda la calle buscando el mirador de Gubalowka, al que subimos en funicular. Subir a este mirador es una obligación, porque las vistas y las fotos que haces desde allí, son espectaculares. Además, hay como una feria y puestos, donde poder cenar salchichas y comer helados (lody en polaco) que son de nata y chocolate, bastante ricos.

sdr
Iglesia de madera en el paseo de Gubalowka
sdr
Vistas desde Gubalowka

Al día siguiente, fuimos a visitar Morksie Oko, la joya de la corona de los Montes Tatras, un lago precioso rodeado por unas montañas enormes. De Zakopane a Morksie Oko cogimos un bus, está bastante bien indicado y no tiene pérdida porque mucha gente va hacía allí. No era un trayecto muy largo de viaje, unos 45 minutos y el paisaje era muy entretenido. Llegamos al sitio y nos esperaban 2 horas y pico de subida para encontrarnos con aquel cuadro de naturaleza impresionante. Ese día, nos habíamos preparado unos sandwiches y por el camino, tomamos una cerveza cada uno que era baratísima.

IMG_20170719_124459-EFFECTS
Morskie Oko
dav
Morskie Oko
dav
Reponiendo fuerzas

En el segundo día en Zakopane, lo invertimos para hacer el típico descenso en balsa del río Dunajec, todo lo que nos contaba el guía era en polaco y con el meneillo de la balsa, al final me entró más sueño que otra cosa, por lo que os recomiendo que si no es en inglés o español, que os reservéis unos kayaks y por lo menos os entretenéis. Del descenso de 2 horas que para mí fue interminable, nos llevaron al Castillo de Niedzica, un castillito que es curioso de ver pero tampoco es enormemente destacable. Y de allí también visitamos una iglesia de madera que es considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y escuchamos como rezaban el Padrenuestro en polaco, recordad que Polonia es un país muy religioso y católico. Curioso.

dav
Polaco que nos llevaba y no entendíamos nada de lo que decía
dav
Castillo de Niedzica
dav
Iglesia de Madera de Debno

La verdad que lo que más me gustó de nuestra visita a Zakopane, fue el Morskie Oko y el pueblo. Es de estos pueblecitos auténticos de montaña, en invierno tiene que ser una pasada. Si vais a Cracovia y os gusta la naturaleza, no dejéis pasad la ocasión.

IMG_20170719_110118.jpg

Anuncios

Varsovia, la ciudad atípica

Este verano entre unas cosas y otras ha sido bastante movidito. Como ya sabéis, elegimos como destino por asequible y cercano: Polonia.

De Polonia conocía bastante poco y apenas llevaba expectativas. Pero os puedo asegurar que cumple las tres “Bes” : Bueno, Bonito y Barato. Es una opción más que recomendable “low-cost” antes de que entren en el euro, porque su moneda (zloty) está por debajo del euro y los precios de allí son más que razonables, no hay precios hinchados, no hay precios para estafar al turista. Y eso que cada vez tienen más turismo.

La ruta la comenzamos Madrid-Varsovia. Varsovia, la capital de Polonia, es una ciudad de contrastes. Maltratada tanto por los Nazis y el Comunismo, muestra aún a día de hoy, muchas cicatrices inalterables al tiempo. No hay más que echar un vistazo a su “skyline” para percatarse de que es una ciudad que guardará siempre muchos secretos y muchas historias por sus distintos barrios. Su plaza principal es llamativa por sus colores y aunque está reconstruida por los bombardeos de la guerra, es bonita. Es muy interesante hacer algún “Free Walking Tour” donde os podrán dar muchos detalles de la ciudad, su gastronomía (pierogi y sopa de remolacha, entre otros) y su historia. Nosotros hicimos uno del casco histórico. Me recomendaron que fuera al Museo del Alzamiento y tuvimos tan mala suerte que justo ese día había unas fuertes medidas de seguridad porque estaban visitándolo el Príncipe William y Kate Middleton, se nos hizo muy tarde y nos dijeron que ya nada y ese era nuestro último día en Varsovia.

dav

dav

dav

La torre de Stalin, ahora Palacio de la Cultura, me pareció muy bonita, sin embargo, muchos polacos la odian, incluso quisieron destruirla, ya que mientras el pueblo se moría de hambre, se invirtió muchísimo dinero en construir el edificio.

sdr
Palacio de la Cultura

Uno de los símbolos de la ciudad, es la sirena. De hecho, en una de sus plazas más importantes y bonitas, hay una estatua de una sirena. Dicen que Varsovia fue fundada por una sirena y de ahí que se encuentre en muchos sitios. Si queréis conocer algunas leyendas podéis pinchar aquí.

dav

Para comer no solamente en Varsovia si no en Polonia, en sí, aún tienen los llamados “Bares de leche”, bares de la época de la postguerra donde ponen auténtica comida polaca casera. También existe una franquicia donde poder comer todo tipo de pierogis (empanadillas) que se llama Zapiecek. Lo que más hemos comido en nuestra estancia en este país, han sido salchichas, que hay en distintos puestos callejeros, la mejor la comimos en Gubalowka en los Montes Tatras, pero ya hablaré de ello en otro post.

IMG_20170716_140738.jpg
Pierogi

Si estáis pensando en alguna escapada, Varsovia es perfecta, porque no necesita más de un par de días para verla, es barata y se recorre muy bien a pie. Aunque Uber allí funciona de maravilla. Nos alojamos en el Ibis Warszawa Centrum, que no os engañe el Centrum, porque centrum, centrum, no estaba. Andando a una media hora del casco antiguo.

Varsovia, ciudad atípica, ciudad de contrastes, ciudad de luchadores. “Desafía tormentas, siempre invicta”. 

Nuevo Destino: Polonia

Después de darle muchas vueltas, por tener un año en el que había que hacer un viaje de bajo coste, sí o sí. Nos hemos decantado por Polonia. ¡Bieeeeen!

Si dejábamos pasar más tiempo, los vuelos se iban ya para más de 200 euros y este año no queríamos gastar una barbaridad. Finalmente, nos han salido por unos 180 euros ida y vuelta con Ryanair, facturando una maleta y esta vez, hemos comprado asientos prioritarios para el viaje de vuelta. No sé si os habéis dado cuenta que en las idas, en todos los aeropuertos del mundo te dejan bajar por la puerta trasera, pero en Madrid nunca. Y en los últimos vuelos que hemos hecho, nos sentamos en la última fila y éramos los últimos, pero últimos en bajar y cuando es la ida te da un poco igual, pero en la vuelta, estás reventado. Así que, por primera vez hemos decidido pagar por los asientos prioritarios.

Leí hace no tanto en el periódico que las aerolíneas de bajo coste iban a empezar a cobrar hasta por el compartimento para meter la maleta y es cierto. La última vez que me metí en Ryanair no había tantas opciones y tantas cosas por pagar, pero al comprar el vuelo a Polonia, he visto que ya habían añadido todas estas múltiples opciones, así que hay que tener bastante ojo para ver qué se está comprando, porque como ya sabéis dejan cosas preseleccionadas y luego el precio no te cuadra.

Polonia es muy grande, no me había dado cuenta y ahora que estamos intentando diseñar una ruta, no sé muy bien por dónde empezar, porque hay infinidad de ciudades bonitas y naturaleza. Y yo soy muy de naturaleza…

Volamos Madrid-Varsovia y la vuelta Cracovia-Madrid. Queríamos incluir ciudades como Gdansk, Poznan, Wroclaw y hacer visita a Auschwitz y a las Minas de sal de Wieliczka, que parecen ser las excursiones más populares.

Aún no hemos decidido la ruta, ni si alquilar un coche o movernos en tren. Ni las excursiones que queremos hacer, estamos en la fase de documentación, que es muy importante para que los viajes salgan bien, aunque siempre nos gusta improvisar para que tengan ese toque de aventura.

Sin embargo, me llama mucho la atención el Bosque de Bialowieza,  en el borde con la frontera de Bielorrusia, dónde se dicen que se pueden avistar bisontes y es una zona bastante virgen, dónde el hombre aún no ha metido mano del todo.

a-meeting-on-road-in-the-primaeval-forest-in-Bialowieza-Forest

También he leído que cerca de Cracovia, están los Montes Tatras. Y parecen espectaculares.

Panorama-Morskiego-Oka.jpg

Sin embargo, no sé si nos va a dar tiempo a ver estas maravillosas zonas de la naturaleza. Así que, quizás tengamos que seguir la recomendación de mi amiga Rosa y hacer Polonia en dos viajes.

Bueno, pues ya os iré informando de cómo queda finalmente el itinerario de viaje y por supuesto, pondré todo lo más útil cuando vuelva.

¡Nos leemos, viajeros!