Un finde por Roma

Una vez más gracias a una aerolínea de bajo coste, pillé unos vuelos por 40 euros ida y vuelta Madrid-Roma. Esta vez saliendo el viernes y volviendo el lunes por la tarde. Roma merece al menos 2 días y medio para poder disfrutar de las cosas.

Lo peor de estas escapadas es el tema de hacer colas para montar en el avión y tener que llevar todo apretujado en la maleta de mano, sobre todo en invierno con ropa que pesa más o si se os rompen las botas y tenéis que meterlas en el bolso, como me ha pasado a mí en este viaje. Eso sí, he pillado rebajas en Roma y me compré unas zapatillas por 7 euros que me han hecho bastante el servicio de patear la Ciudad Eterna.

1º Viernes Tarde

Llegamos a Roma Ciampino, habíamos comprado los billetes online con “Terravision” que te llevaban de Ciampino a Termini.

De Termini a nuestro hotel que estaba en la Via Nazionale, eran unos 20 minutos andando. Tras pelearnos con los del hotel porque nos habían dado una habitación con dos camas y habiéndome impreso el e-mail donde me decían: “No problema”, nos cambiaron la habitación, una más grande sí, con una cama grande sí, pero con un ruido del horror y con un extra de 30 euros por día. En el Check-out nos darían la sorpresa. Es muy curioso lo mal que se expresan estos recepcionistas para lo que les da la gana… El hotel estaba a 5 minutos de Vittorio Emmanuelle y a 10 minutos del Coliseo, Foro Romano y de la Fontana Di Trevi, la ubicación inmejorable.

Como era muy tarde, dimos una vuelta por la Via Nazionale, compramos algo para cenar y a dormir.

2º Sábado

Habíamos comprado las entradas online del Coliseo y el Foro Romano, madrugamos bastante y nos encontramos que el Coliseo estaba bastante vacío y el Foro y el Palatino también. Así que, apenas hicimos cola para entrar y el control de seguridad fue un segundo. Cuando salimos del Foro y el Palatino, vimos una cola gigante, porque ya eran las 11 de la mañana, así que nos vino genial madrugar para evitar eso.

sdr

dav

Del Coliseo, nos fuimos rumbo a la Fontana Di Trevi, pero antes pasando y entrando al imponente Panteón de Agripa del siglo I, para llegar luego a deleitarnos con la siempre impresionante majestuosidad de la Fontana. Desde allí, seguimos caminando hasta la Piazza de Spagna que estaba abarrotada, pero esta vez no estaba en obras, así que pude verla bien. De la Piazza de Spagna seguimos recto hasta la Piazza Navona y si hubiéramos seguido un poco más recto nos habríamos encontrado con la Piazza del Popolo, pero en vez de eso, seguimos caminando hasta ver asomar el Castillo de San Angelo y como ya estábamos cerca, nos acercamos a la Plaza de San Pedro, ya en el Vaticano. Esta segunda vez en Roma, me pareció mucho más bonito el Castillo de San Angelo que la primera vez, con su precioso puente lleno de estatuas enormes.

sdr

dav

dav

dav

El podómetro ya me marcaba unos 33000 y pico pasos que convertido a km, eran unos 23. Nos ha hecho un finde bastante bueno, unos 17 grados, así que casi me sobraba el abrigo. Estábamos bastante cansados ya y nos fuimos al hotel, no sin antes comernos un gelatto.

dav
Muerte por Chocolate

3º Domingo

El domingo decidimos pasarlo por el Barrio del Trastevere, pero antes fuimos a ver la estatua de los fundadores de Roma, Romulo y Remo. Después vimos la Boca de la verdad y subimos a descubrir el Secreto de Roma. El secreto de Roma es la imagen que te brinda al mirar por la mirilla que está en la Plaza del Cavalieri de Malta, te asomas y puedes ver la cúpula de San Pedro adornada por los árboles del jardín. Esto está subiendo al Parque de los Naranjos, donde también se puede obtener unas bonitas vistas de la ciudad. Abstenerse de hacer la típica foto si no tenéis una buena cámara, la que hice yo con el móvil fue horrible

sdr
Un bar del Trastevere

El monumento a Vittorio Emmanuelle, lo teníamos tan cerca del hotel, que fue lo que más vimos. Y desde el mirador del Parque de los Naranjos era el monumento que más destacaba.

Después de bajar de San Anselmo, fuimos dando un paseo hasta la Iglesia de María de Trastevere, y empezamos a ver un poco el ambiente del barrio. Era la hora de un aperitivo y nos sentamos en un bar con encanto a tomar algo, bastante caro, pero bueno…

Tras tomarnos algo, ya nos picaba el gusanillo de la comida. Había leído sitios para comer en otros blogs, pero estaba todo cerrado. Así que, leyendo las cartas vimos unos precios misteriosamente baratos y entramos. Un menú turístico por 10 euros, con lasaña, carne con parmesano y una tarta, 10 euros. Y lo mejor, es que estaba todo bueno. El sitio en concreto es Carlo Menta en el Barrio de Trastevere. Habíamos leído que los mejores helados del barrio estaban en la heladería Fior de Luna y también estaba cerrada.

Tras salir bastante hinchados de comer, nos fuimos dando una vuelta recorriendo el río por el lado del Trastevere y nos volvimos a encontrar con el Castillo de San Angelo y nos dirigimos rumbo a la Piazza del Popolo, que para nuestra mala suerte, una de las cúpulas gemelas estaba totalmente rodeada de andamios. ¡Ya decía yo! Estaba viendo Roma sin apenas cosas en obras…

De vuelta al hotel, pasamos de nuevo por la Fontana y me compré otro helado, y volvimos pasando por la Quirinale. Y así cerramos nuestro domingo.

dav
En la Plaza de los Museos Capitolinos

3º Lunes

Habíamos comprado las entradas para el Vaticano y la Capilla Sixtina en la página web oficial del propio Vaticano. Pensé que iba a ser interminable entrar, pero al tener el “Admission ticket” pasamos por una cola preferente y entramos después del correspondiente control de seguridad, tuvimos que canjear el “voucher” por los tickets. Y fuimos directos a la Capilla Sixtina y como era tan temprano, tuvimos la suerte de que estaba casi vacía. Una auténtica maravilla. Nuestra hora de entrada era a las 9,30 pero entramos a las 8. La verdad que ir tan solos y poder admirar las cosas tranquilamente, fue una pasada. Porque luego tienes que ir atravesando a todos esos grupos  que van juntos con la guía en medio y es una auténtica pesadilla. Lo que más me gustó fue la colección Egipcia y por supuesto, la Capilla Sixtina junto con la escalera en forma de caracol de la salida, que la verdad es que la escalera es más bonita en foto que allí.

dav

dav

Y volvimos andando a por nuestras maletas y nuestro vuelo salía a las 16,30. Teníamos que volver a Termini a pillar el bus de vuelta al aeropuerto y nada, todo fantástico una vez más.

Roma es una ciudad caótica, histórica, cuna de uno de los imperios más grandes de toda la historia, pero no la elegiría para vivir. Aunque creo que tiene una visita obligatoria y en un fin de semana, da bastante tiempo de disfrutar al menos, lo más turístico. Así que, ¡animarse!

 

Anuncios

6 pensamientos en “Un finde por Roma”

  1. Yo creía que en mi viaje a Roma había madrugado, pero viendo que entraste a las 8 al Vaticano me doy cuenta que no. Nosotros no pudimos entrar el día que fuimos, estaba cerrado por no sé qué razón. Así que tuvimos que conformarnos con ver la plaza, pero nada de entrar a la basílica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s