Viena en 3 días

Tras visitar la pequeña Bratislava, decidimos coger un barco para hacer un crucero por el Danubio hasta Viena. Viena y Bratislava están apenas a una hora de distancia. La verdad que pensé que el crucero tendría algo especial, pero no merece mucho la pena, se tarda mucho en hacer el check-in en el barco y lo único destacable, serían las vistas del castillo de Bratislava desde el barco, pero nada más. Existe un autobús mucho más barato que el barco que hace el trayecto a Viena a diario.

Cuando llegamos a la capital austríaca, fuimos entrando por sus canales y empezamos a ver un poco de lo que nos esperaría posteriormente, edificios bastante ornamentados, edificios con fechas históricas relevantes y bicis, muchas bicis.

1ºDía

Nos alojamos en la Pensión Mozart, tiene una gran ubicación en pleno Ringstrasse, apenas 5 minutos andando de la parada Museumsquartier de metro y a 3 minutos de la popular y llena de restaurantes calle de Mariahilfer strasse, pero la verdad que las instalaciones son muy antiguas, las camas eran incomodísimas, hacía mucho calor y la habitación que nos tocó, bastante estrecha. Para 3 noches me pareció que no era el mejor sitio para poder descansar y reponer fuerzas después de los días pateando la ciudad, soportando altas temperaturas, etc. Pero quizás en meses de menos calor, sea un buen sitio para alojarse, si lo que más valoramos es la localización.

El primer día después de hacer el check-in en la pensión, nos dirigimos a ver la Ópera de Viena, entramos en la imponente y espectacular Catedral de San Esteban, paseamos por la calle Neuermarkt, hicimos una visita y entramos en la Iglesia de San Pedro, recomiendo encarecidamente hacer una parada en esta iglesia, aún no siendo una iglesia muy grande, la cúpula y las pinturas de su interior son impresionantes.

IMG-20160719-WA0015
Iglesia San Pedro

 

Seguimos caminando y llegamos a la Escuela Ecuestre Española, que tiene un patio interior y se cruza por una especie de plaza amurallada, muy bonito dando paso a la plaza donde se encuentra el Palacio Imperial Hofburg, aquí se puede visitar el Museo de Sissi. Viena explota muy y mucho la figura de su princesa Sissi, todo lo relacionado con ella se ha idealizado tremendamente a lo largo de la historia y la verdad que merece la pena cuando entras a los palacios o museos, coger la opción audioguía para aprender un poco de las anécdotas de Sissi y Franz Josepf.

IMG-20160719-WA0009
Ópera de Viena

Nos alejamos de la zona de Hofburg dirección a los jardines del ayuntamiento y allí nos encontramos con el Festival de Cine de verano de Viena, había muchísimos puestos de comida y bebida y nos vino genial, porque hacía bastante calor, así que nos tomamos unas cervezas allí y descansamos. Terminamos el día también dando un paseo por los jardines Volksgarten.

IMG_20160719_150948213
Catedral de San Esteban (Stephansplatz)

El primer día comimos en un McDonald’s para no complicarnos mucho, aunque en Viena lo más típico a nivel gastronómico es su Wiener Schnitzel, lo que viene siendo un escalope empanado y por supuesto, los perritos calientes con salchicha, en Viena, puedes encontrar puestos donde comer una salchicha en cualquier momento y la verdad es que están riquísimas.

2ºDía

Lo primero que hicimos fue visitar la plaza Karlplatz, seguimos andando rumbo al Palacio Belvedere. Estuvimos haciéndonos fotos en sus jardines, compramos unos tickets y entramos para ver la colección de Gustav Klint y vimos su famosa obra “El beso”. El Palacio Belvedere tiene muchísimos cuadros y sus salas son muy bonitas, si os gusta el arte es parada imprescindible y desde dentro se pueden hacer unas fotos preciosas de los jardines. Los Palacios de Viena son visitas obligatorias para el turista por su valor histórico, artístico y delicia para los amantes del arte.

IMG-20160721-WA0052
Karlsplazt
IMG_20160720_112808243
Jardines desde el Palacio Belvedere

 

Tras visitar el Palacio Belvedere y Unteres, salimos y por allí había bastantes restaurantes para comer, comimos en un restaurante italiano que se llamaba Santa Lucía, buen precio y comida bastante rica. De allí, pusimos rumbo a la Casa Hunderwasser, una calle bastante particular con su edificio emblemático que bien podría haber diseñado el propio Gaudí. (Nos movíamos de un sitio a otro andando, por eso no puedo comentar las paradas de metro, pero diariamente hacíamos unos 20 km andando, de esta manera, nos llevamos una impresión bastante grande de la ciudad, aunque se sufre mucho el calor).

IMG_20160720_160416806
Hunderwasserhaus

No muy lejos de la casa Hunderwasser, quisimos terminar el día en el Prater, es el parque de atracciones más antiguo del mundo y tiene su nombre por el Museo del Prado de Madrid, según leí en un cartel allí.

IMG_20160720_172635092
Noria Retro en el Prater

3ºDía

Para finalizar el último día que estábamos en Viena, había que ir sí o sí al Palacio Schonbrunn. Este es el palacio más espectacular de todos, tanto es así que al entrar a la sala de baile, todos los turistas exclamaron un ohhh mayúsculo y yo incrédula pensé para mí, “ay que ver como se sorprende la gente con cualquier cosa” y me comí mis pensamientos, porque al entrar en esa sala os juro que se me escapó una lagrimilla porque era tan bonito que me resultó abrumador. En ese Palacio cogimos una audioguía donde nos iban relatando a que estaba destinada cada sala y también todas sus particularidades, la magia de sus espejos, el mobiliario, donde tocó el pequeño Mozart delante la reina por primera vez, donde murieron sus reyes, etc, etc…Cogimos el Classic Pass, el palacio está intacto y ver esas habitaciones tan preciosas a la par que recargadas es una experiencia única y realmente consigues trasladarte a la época que te narra la audioguía.

IMG-20160721-WA0009

IMG-20160721-WA0019

IMG_20160721_161446103

Hay que reconocer que se te va casi mediodía viendo el Palacio Schonbrunn y sus diferentes jardines, porque hay jardines laberínticos, otros jardines privados más pequeños, subir también a la Glorieta, los espacios son gigantes para recorrer, con lo qué para visitar este palacio se necesita como os digo casi un día, pero eso sí, no decepciona, es una experiencia impresionante.

Al recorrer la ciudad a pie, pudimos ver bastante del ambiente de la ciudad, sus largas calles y sus parques céntricos, sus edificios tan imperiales, sus carriles bici. La verdad que Viena es muy bonita, pero no es la típica ciudad que me roba el corazón, porque aunque es innegable que es una ciudad con mucha historia y con edificios impresionantes, sé que cuando empiece a pasar el tiempo, solo guardaré recuerdo de sus Palacios pero no de sus calles, por no ser una ciudad de contrastes, pero aquí va en cuestión de gustos. Sin embargo, cuando os relate nuestro viaje por Budapest, mi opinión variará bastante, porque Viena me ha parecido bonita, pero Budapest me ha dejado sin palabras. No obstante, Viena es una capital obligatoria para cualquier turista que recorra centroeuropa.

Anuncios

3 pensamientos en “Viena en 3 días”

  1. Muy buen artículo, vaya pateada nos metimos nosotros también en Viena! Nos impresionó bastante la limpieza de la ciudad y los edificios históricos que están cuidadísimos y la zona de las universidades!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s