Edimburgo, ciudad misteriosa

Desde que era niña siempre había tenido un destino soñado para viajar, voy a confesar que fue después de ver “Braveheart” de Mel Gibson, por aquel entonces yo tenía unos ocho o nueve años. La historia de William Wallace tal y como se retrataba me conmovió y todos los paisajes que en ella aparecían me dejaron totalmente eclipsada. Desde entonces, siempre quise ir a Escocia. No ha sido hasta este verano, cuando por fin, he pisado Edimburgo y las Highlands.

Edimburgo es una ciudad mágica, de mitos y leyendas, además tiene un halo misterioso que hace que te pierdas por sus callejones e imagines a Mr. Hyde cometiendo sus fechorías como escribió en su momento Robert Louis Stevenson en su famosa novela. La capital escocesa es ciudad literaria, incluso la archiconocida J.K Rowling, se inspiró en rincones de la ciudad para escribir su Harry Potter.

Darse un paseo por Edimburgo es como viajar en el tiempo, en las distintas etapas históricas y dejar la fantasía libre por sus múltiples callejones y calles empedradas. Para visitar Edimburgo, lo mejor es adentrarse en la calle principal, la Royal Mile, comunica el Castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse, ambas atracciones turísticas en los extremos de esta famosa calle que se divide en cuatro distritos: Castlehill, Lawnmarket, High Street y Canongate.

La High Street y la Royal Mile en agosto aparecen saturadas de turistas, no solo por la fecha de vacaciones si no porque coincide con el “Fringe”, Festival de Edimburgo, que oferta diversas actuaciones y espectáculos.

Si se pasea por la Royal Mile es imprescindible adentrarse en algún “Close” o lo que es lo mismo callejón, todos tienen un nombre y algunos te conducen a vistas increíbles de la ciudad. También es curioso que todos los bancos de Edimburgo tienen un dueño. Si te sientas en uno, se puede leer una placa donde reza el nombre del dueño y algunos detalles sobre esa persona.

Si se quiere disfrutar de espacios naturales, se pueden visitar los Princes street gardens o el Holyrood Park, donde hay lagos, acantilados y colinas. Este último paseo merece la pena, también por las vistas de la ciudad. Pero para vista impresionante de Edimburgo, se debe subir a Calton Hill, es un lugar mágico, es en esa zona donde Edimburgo se gana el sobrenombre de la “Atenas del norte”. Desde aquí se obtienen fotos magníficas.

La zona de Grassmarket es una zona basante pintoresca, muy colorida, llena de pubs, músicos y gente, hay restaurantes y muchas tiendas, además tiene una bonita perspectiva de la torre en forma de aguja, llamada The Hub. A esta zona da la segunda planta de la cafeteria “The elephant house”, se dice que J.K Rowling escribió allí la mayor parte de Harry Potter y la piedra filosofal.

Los monumentos más destacados de la ciudad son la Catedral de St. Giles, el monumento a Sir Walter Scott, primer monumento erigido en honor a un escritor, que por cierto su novela “Ivanhoe” fue el primer Best-seller de la historia. También para los que gusten de historias tiernas tienen la pequeña estatua del perro Bobby, junto al cementerio maldito de Greyfriars.

Edimburgo puede verse en un día, sin entrar a museos y galerías. Es una ciudad pequeñita, con mucho encanto, perfecta para recorrerse a pie y disfrutar de su animado ambiente en verano y dejarse llevar a ritmo de gaitas por sus cuestas y calles.

Para los que no quieran perderse ningún rincón y conocer su historia y leyendas, os recomiendo un tour con la compañia, Newsandeman. Son tours gratuitos, te llevan por todos sitios, relatándote numerosas anécdotas de la ciudad y sus habitantes, además de la historia escocesa y referencias artísticas, leyendas, etc, etc. Al final del tour, uno le da al guía lo que considere en función de la información proporcionada, sitios visitados o los aspectos que uno tenga en cuenta. Muy recomendable e interesante.

Resumiendo, estos son los sitios a grandes rasgos que he podido visitar de la ciudad mágica de Edimburgo. La recomiendo al 100 %. Es una ciudad tranquila, preciosa y los escoceses son amables y simpáticos, dispuestos a ayudar al turista. Lo único más difícil de llevar, pues el tiempo, que en esta fecha es algo inestable, llevar paraguas en todo momento y chubasquero y que es bastante cara.

Anuncios

2 pensamientos en “Edimburgo, ciudad misteriosa”

  1. Un artículo maravilloso, pues tus palabras y comentarios me han permitido recordar las propias sensaciones que también experimenté al visitar esa ciudad maravillosa… Gracias por el viaje 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s