Donosti siempre es una buena opción

DSC02211

Como siempre suelo hacer cuando viajo, voy a poner lo que he hecho y si puedo ayudar a alguien con algunos datos y se anima a viajar, genial.

Cogí la mochila y decidí irme yo solita a la otra punta del país. En tren, desde Jaén hasta Irun, unas 9 horas. Con el carnet joven, hacen bastante descuento en los billetes. Ahora eso si, llevar mp3, ipod, libros, para el camino.

De alojamiento no puedo hablaros para poder decir como está la cosa, porque tengo la suerte de tener familia allí así que….

El primer día cogí el topo (que es como un metro-tren de cercanías) hasta la parada de Anoeta, un billete de ida y vuelta desde Irún, unos 2,40 euros. La verdad que es un medio de transporte bastante bueno, puntual, cómodo, rápido y barato. Lo primero que me encontré de Donosti fue el estadio de la Real. Paseé un rato y vi los alrededores. Hay bastantes cosas, sobre todo de instalaciones deportivas.

Luego llegó mi guía jaja y aunque llovía muchísimo, vimos el Puente de Maria Cristina, la parte vieja de San Sebastián, nos acercamos también a la zona del Kursaal, pero estaba tan pendiente de los titanics que llevaba por botas, que otra cosa, que pesaban más que los filetes que me he zampado estos días. Menos mal que no llovió de tal forma, los días siguientes.

El segundo día, pateamos todo Irún, que no es una ciudad demasiado bonita, pero para una andaluza como yo, ver tanto verde y el cielo nublado ya es todo un hecho extraordinario.

El tercer día, volví aDonosti y esa tarde, sí que salió un sol descomunal.

DSC02365

Pude ver en condiciones, la Concha, apodada por sus ya más que acostumbrados habitantes como “la puta concha”. ¡Tócate la vaina!, con lo bonita que es. Sí, cuando estamos tan acostumbrados a algo, ya no apreciamos su valor jeje.

También vi el Ayuntamiento de San Sebastián, varios hoteles, nos acercamos al “Peine de los vientos” de Chillida, aunque mi guía dijera que eran unos hierrajos. Todo eso después, de haber subido hasta el Cristo que hay en el monte Urgull. El Palacio de Miramar, que también era una auténtica pasada, con unas vistas geniales. También es muy bonito el Hotel Maria Cristina y la Iglesia del Buen Pastor.

El cuarto día, visitamos varias playas chulísimas!!!, Orio, Getaria y Zarautz. Unos pueblos de lo más pintorescos. La verdad que merece mucho la pena. Si pudiera, pasaría horas y horas, nada más que contemplando el mar. Siempre lo digo, las playas del sur y el norte, no tienen nada que ver.

El quinto día, dimos una vuelta por el barrio de Gros de Donosti, y vi los llamados “Kubos” sin lluvia y estuve viendo a varios surfistas, acompañada de varios gatos playeros jajaja. Una vista genial, y de vez en cuando, si te descuidas aparece una ola de estas que siempre sacan por la tele, para ponerte chorreando jeje.

El sexto día visité, Lasarte, y tengo que decir que es un pueblo un poco concentrado y lleno de obras, pero tiene paseos francamente bonitos por zonas verdes. Vi el hipódromo y también, el campo donde entrena la Real Sociedad.

Ya no me acuerdo que día fue, si quinto o tal, pero salimos de “farra” por San Sebastián, una pasada, la cantidad de gente por todos lados, extranjeros, bares de todo tipo, probé cerveza de toda clase jajaja.

El penúltimo día, volvimos a Donosti, por si me quedaba algo por ver, ¡pues si!, la zona de detrás del estadio de Anoeta. Y subimos para ver si podía echar alguna foto chula que se viera bien el estadio, pero la flora había crecido demasiado. Tengo que reconocer que pasé un poco de miedo en un centro comercial ya cerrado, que me recordaba demasiado al centro comercial que atacaban los zombies en la peli de “El amanecer de los muertos”, pero vamos, el máximo peligro fue el viento y alguna que otra pestaña asesina.

El ultimo día, para no perder costumbre, desde Irún, anduvimos hasta Hondarribia, que es un pueblo muy, muy bonito, la verdad. Con una playa bastante grande, a mi parecer. Volvimos a Irún bajo el famoso xirimiri.

Y bueno, para concluir, me gustaba Donosti, ahora que lo he refrescado, me gusta aun más. Vuelvo muy en forma, que pena que no llevara encima un cuentakilómetros, de no haber sido por la bestialidad de kilos de ternera vasca y alubias pintas que me he metido, hubiera adelgazado algo.

Animo a todo el mundo a visitar el País Vasco, no defrauda en absoluto.

DSC02772

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s